Japón

Japón

23 de septiembre de 2014

Rutland: my love...


 En el día de hoy tomé el omnibus de la compañía The Bus, una vez más con el destino a Rutland, partiendo a las 8 am.

Ésta vez el objetivo de la visita era poder conocer un poco más la ciudad, visitar un restaurant japonés, alguna pastelería y pasear un poco. Es decir, una visita completamente diferente a la anterior, la cual se trató de un día de shopping (compra de ropa!). 

 Después de todo, Rutland es el pueblo más grande cercano a Ludlow, en donde puedo hacer compras que valen la pena (sobre todo en cuestiones de comida!)



 Lo primero que me llamó la atención: un pueblo chico con muchas iglesias!





En Ludlow sucede exactamente lo mismo!


Y bueno... a diferencia del pueblo en el que estoy residiendo... aquí hay muchas más edificaciones de ladrillos y no tanto de madera como lo que se ve en Ludlow.






Mientras caminaba, observando atenta alrededor, descubrí un simpático amiguito. Una ardillita! La pueden ver corriendo, al lado del cordón, bien sobre la derecha de la siguiente foto:




Estos pequeños y hermosos animalitos, son muy asustadizos, así que normalmente cuando se les acerca una persona, salen corriendo disparados!





Al llegar, hice mi primera parada en una Bakery... la traducción no sería panadería...ni pastelería... Las Bakeries son una mezcla de ambas cosas... Locales en donde se venden productos horneados: panes, croissants, brownies, galletas, muffins, etc Además, en estos locales normalmente venden café y bebidas, y uno puede tomar asiento y disfrutar de los productos comprados en el mismo local.



Elegí esta galleta de chispitas de chocolate. Se trata de un "sandwich" de dos galletas de chispas de chocolate, rellenas con buttercream de chocolate. Precio USD 2.50. Tamaño: ENORME. Sabor y textura: 10 puntos (utilizaron chocolate real)

Si fuera yo quien vendiera esto le bajaría el precio y reduciría el tamaño, ya que me parece exageradamente grande! Al menos para los Uruguayos :P






Seguí caminando y entré a una tienda departamental llamada T.J.MAXX. Lo bueno que tiene ésta tienda es que allí venden montones de productos de marca (ropa, accesorios, carteras, valijas, zapatos, artículos de cocina, para el hogar, etc), pero a precios muy buenos! Si van a Nueva York, por ejemplo, es un lugar bueno para hacer compras.

Allí conseguí una bonita cartera!

Me costó elegir! Estaba entre éstas 4






Los precios oscilaban entre 30 y 40 dólares. Y al final... aunque me hubiera comprado dos... o tres... (pero lidio con la realidad de que he comprado tanta cosa para mi trabajo, que la vuelta al país va a ser complicada con tanta cosa, cosota y cosita!), la ganadora fue ésta:




Una cartera ideal para muchas ocasiones! :D ya puedo tirar a la basura a la pobresita cartera que traje, la cual está un poquito rota! O más bien... creo que la tiraré a la basura antes de irme! Me gusta mucho mi antigua cartera como para deshacerme de ella tan pronto!

La siguiente parada: Tokyo House



Un "Restaurant Japonés". O al menos era eso lo que yo me esperaba. Pero al ingresar al local en seguida noté que sonaba una música china de fondo. De hecho, durante toda mi estadía allí, sonaron únicamente canciones de China... Por otro lado, la moza era china... al igual que el sushiman. Los escuché hablando en chino entre ellos. Supongo que el chef también sería chino! En fin, es un "detalle"... tal vez podrían haber puesto música japonesa en vez de china... para ambientar un poquito mejor el restaurant.

Pues entonces era un restaurant operado por chinos, pero en el que vendían únicamente comida japonesa.






El local se veía muy lindo arreglado.

Pedí Tempura de camarones y verduras (rebozado ligero a base de harina), que venía acompañado de arroz y sopa de miso.

Por alguna razón que no comprendí muy bien, la sopa de miso llegó antes que el resto de la comida. Normalmente, en restaurantes japoneses, toda la comida se lleva a la mesa, y se va comiendo los diferentes platillos al mismo tiempo. De todos modos, afortunadamente, el resto de la comida llegó un par de minutos después.

La orden vino sorprendentemente rápido. Por lo que pude "chusmear" desde la distancia, mirando hacia la cocina, el arroz lo hacían con una máquina de arroz (la máquina lo prepara con la anticipación que se desee y lo mantiene caliente). La sopa de miso, claramente ya la tendrían preparada. Pero el tempura, se hace en el momento. Así que las manos del chef se moverían super rápido para lograr ese corto tiempo de espera!


La comida estaba deliciosa! Valió cada dólar! Y era súper abundante! Demasiado para una sóla persona. Aunque yo, con lo pochita que soy, no podía permitirme dejar ni un bocado. No tengo la oportunidad de comer tempura bien cocinado todos los días!


Y de postre, teniendo la chance, como era de esperarse de mí: Helado de té verde (mi sabor favorito de helados). Una delicia!













2 comentarios:

  1. muy buenas tus experiencias y muy bien narradas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raquel!!!! Y gracias por leer mis historias :D Besos!

      Eliminar