Japón

Japón

23 de abril de 2016

Un día tranquilo

Kiyo tuvo una reunión de trabajo ayer a la noche, hasta las 3 am... Como uruguaya, ese tipo de cosas se viven como un "choque cultural" ya que en Uruguay muy pero muy rara vez alguien tendría una reunión de trabajo hasta tan entrada la noche.

Por otro lado, aquí también es muy común salir a beber luego del trabajo. El jefe o compañeros de trabajo lo proponen y aunque uno desee regresar a casa, la mayoría de las veces se debe aceptar ya que la salida luego del trabajo es parte de la relación y la buena comunicación laboral. 
Antes, este tipo de invitaciones (en las que siempre se bebe alcohol) eran consideradas una obligación más dentro del trabajo, pero en la actualidad la justicia ha actuado para hacer valer el derecho del trabajador para decir que "No", sobre todo ante la invitación del jefe. Sin embargo, dudo mucho de que en la realidad los trabajadores declinen las invitaciones a beber (los japoneses tienden a evitar las respuestas negativas).


Volviendo a lo nuestro... 

Hoy tuvimos un riquísimo almuerzo casero cocinado por la abuela de Kiyo: Nimono (algo así como un estofado o guisado de vegetales y carne), kara age (pollo frito japonés), verduras salteadas, ensalada y por supuesto arroz (el arroz es considerado el plato principal y está relativamente en todas las comidas).







A la tarde aprovechamos a salir a ejercitarnos un poco. A unas cuadras hay un largo camino para peatones que casi no es interceptado por calles, por lo que, de alguna manera, da la sensación de hacer ejercicio por la rambla de Montevideo (a muy grandes rasgos).










Por la noche, monté una bicicleta por primera vez después de 4 años (la última vez fue en Japón, en el 2012). Probablemente debido a mi torpeza, nunca he podido andar en bicicleta con la gracia con la que la mayoría lo hace... pero supongo que también en este caso la frase "la práctica hace la perfección" se aplica, por lo que no me he dado por vencida...

Fuimos en bici a una tienda muy popular en Japón llamada "Don Quijote" o "ドンキホーテ". Allí se vende todo tipo de cosas (ropa, curiosidades, electrodomésticos, cosas para la casa, comestibles, etc) y a un buen muy buen precio. A quienes planean visitar Japón, deberían sin dudar ir de compras a un Don Quijote.







Como fan de Star Wars no pude evitar quedar enamorada de algunas figuras y tazas de esa temática.









Al regresar cenamos otro típico plato de la región: "Curry" o "Kare raisu" (カレーライス). Una deliciosa salsa de curry con verduras y carne sobre arroz. Y en mi opinión, no hay mejor curry que el curry japonés (aunque en Montevideo no se consigue, pueden adquirir cajas de curry en Buenos Aires, en el barrio chino).







Y para terminar el día, reportándome a través de este blog, junto a un vaso de refrescante cerveza japonesa. "Kanpai" ("Salud" en japonés).












2 comentarios:

  1. Es jodido el tema de las reuniones después del trabajo. Esta muy aferrado a la cultura japonesa la obligación de dedicarse a la organización del trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad! Y lo digo mientras mi novio, en este mismo momento, siendo las 11:50 pm, está en una de esas reuniones. La cultura es la cultura...

      Eliminar