Japón

Japón

6 de mayo de 2016

Omatsuri: Festival japonés

Estos últimos dias los he pasado en Oiso (おおいそ), un tranquilo pueblo muy cercano a la playa, en la prefectura de Kanagawa, en donde viven mis suegros.

Ayer por la mañana ya se podía escuchar el sonido de tambores japoneses (TAIKO) desde la casa, invitando a todo el pueblo a asistir al festival o mejor dicho, como aquí le dicen, al "Omatsuri". Las personas que tocan el Taiko durante el Omatsuri se suben en la parte de atrás de camionetas, decoradas con motivos festivos, y van tocando el Taiko mientras van recorriendo el pueblo.








Al mediodía partimos, con mi Okaasan (suegra), caminando rumbo al Omatsuri.

Al llegar nos encontramos con un lugar muy concurrido, lleno de gente y puestos de comida, bebida y entretenimientos: algo así como una feria.















Entre los puestos de entretenimientos se encontraba uno en el que te daban una pequeña red para pescar pececillos; luego, te los entregaban en una bolsa, para llevar a casa y poner en una pecera.







Debido a que era el día del niño y un día feriado, todos estaban junto a sus pequeños hijos, disfrutando de la buena compañía.


Se vendía todo tipo de comida rápida japonesa como brochetas de carne o pollo y postres como "Banana choco": bananas en un palito y bañadas  en chocolate.







Aprovechamos para comprar nuestro almuerzo: Okonomiyaki  y Takoyaki: unas bolitas de masa y pulpo ("tako" es pulpo en japonés) tipo buñuelos, pero a la plancha ("yaki").



Preparación de Okonomiyaki 

Takoyaki en proceso


De postre Taiyaki una masa, similar a la de los panqueques, rellena de "Anko" (dulce tradicional japonés en base a porotos Azuki).  Actualmente se venden Taiyaki rellenos de crema pastelera, de chocolate, pero, como dice mi suegra: "el Taiyaki es Taiyaki solamente si esta relleno de Anko".






Había probado Taiyaki antes, pero el de una tienda de conveniencia y no me había gustado. Sin embargo, esta vez, recién hecho y calentito me pareció delicioso; no sabía que el anko tenía tan buen sabor calentito!









 Al volver a la casa, mi "Okaasan" me comentó que hacia 10 años desde la ultima vez que había asistido a un "Omatsuri" por lo que me dio las gracias por acompañarla; claro que le di igualmente las gracias por llevarme hasta allí y estar a mi lado en "mi primer Omatsuri en Japón". Después de todo, es un poco triste asistir a un festival solo y además no tiene gracia tampoco ya la comida se vende en porciones para compartir.... Al final las dos salimos ganando! Y para mí resultó ser una nueva experiencia, con buena compañía y comida deliciosa.

5 comentarios:

  1. Woow toda una experiencia para compartir y compartida , que agradable el respeto y el aprecio de las personas el que te agradezca la compañía es totalmente admirable me encanta leer las experiencias que vas teniendo en este viaje 😊😊😊 un gran saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad! Yo también me sorprendí mucho con tal agradecimiento!
      Muchas gracias por continuar leyendo mis historias y por tus comentarios. Los comentarios me impulsan a continuar escribiendo. Saludos!

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Se ve todo muy bien . Debe haber sido una muy hermosa experiencia. (y gustosa).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí! Fue además una oportunidad para que mi suegra me contara que Kiyo tocaba el Taiko cuando era niño y era muy bueno, tanto que antes de los partidos de fútbol le pedían a él que tocara el Taiko, como un entretenimiento antes del partido, para todos los asistentes.

      Eliminar